consultor-marca

Los siete signos inconfundibles de un consultor de marca que apesta según Mark Ritson

Su negocio de baños portátiles no tiene nada que aprender de Steve Jobs, y si un consultor incluso menciona la píramide de necesidades de Maslow debes patearlo fuera.

Tuve una noche larga y llena de acontecimientos el pasado viernes en Soho con un viejo amigo de la universidad, que acababa de ser picado por una de las peores picaduras de consultoría de marca que he visto. Entonces fue mi turno de sentir el dolor al admitir lo mucho que había pagado por el informe sin valor y consejos de consultoría. Muchas bebidas y un curry incendiario más tarde, habíamos armado un infalible sistema de siete puntos para identificar a los consultores de marca que apestan antes de que puedan tomar tu dinero y/o conducirte por mal camino.

Los siete signos inconfundibles

En primer lugar, cualquier mención de millennials significa que estás tratando con un imbécil del marketing y debes dirigirte a un  cese inmediato de todas las discusiones. Hablo en serio de la etiqueta de “imbécil”. Cualquier persona tonta lo suficiente como para pensar que los 14 millones de millennials británicos califican como un segmento, necesita su cabeza examinada. Estos fallan todas las posibles pruebas de segmentación y cualquier persona que se refiera a ellos en cualquier contexto, aparte de señalar que son una carga total de puro cliché no se debe confiar.

millennial-girl

En segundo lugar, evita consultores que esten felices de asesorarte sin datos o con sólo datos cualitativos o cuantitativos y no con ambos. Cualquier consultor decente debe estar pidiendo o generando cantidades significativas de datos cualitativos y cuántitativos para entender su marca desde el punto de vista del consumidor objetivo y evitar el ingenuo enfoque experto de darle su experiencia personal de su embalaje, precios, diseño de la tienda y nueva campaña publicitaria. Una de las señales de un consultor malo es la comodidad con la toma de grandes decisiones sin datos, y una de las cosas más tranquilizadoras que puede experimentar de una buena empresa de consultoría es una negativa decidida a evitar las recomendaciones por reflejo sin datos que primero se recogen.

También puede juzgar la calidad de asesoramiento de consultoría de marca por el número de conceptos que el consultor intenta venderle. No hay un término aceptado para lo que más llaman posicionamiento de marca. Los puedes llamar valores de marca, atributos de marca, propuesta de valor y así sucesivamente. Pero un consultor de marca decente se centrará en un concepto para representar lo que quiere representar en el mercado. Entre más mala la firma de consultoría de marca, más conceptos tratara de vender. Círculos encima de círculos, conceptos sobre conceptos, y antes de que te des cuenta ya tienes una esencia de la marca que se parece a la estrategia del lanzamiento del día D y tu personal necesita un doctorado para resolver lo que significa. Puedes confiar en algún consultor de marca de mierda en la sección de comentarios a continuación para explicar por qué los atributos de marca son distintos de las emociones de marca o cómo una propuesta de valor es diferente de una declaración de posicionamiento, pero ignoralos. Son, por definición, una mierda.

A continuación, busca ciertas palabras de activación, que, si tu consultor de marca propone, significa que él o ella es indigno. La innovación es una palabra orientada al producto y sin valor como resultado. Por cada cliente que te diga que compró tu marca porque era la más “innovadora” te daré mil libras. Recuerda también que miles de marcas, mal asesoradas por un ejército de consultores de mierda, ya han afirmado la innovación como su propio valor diferenciador, por lo que la única manera de ser innovador es no usar la palabra. Palabras como “estilo de vida” y “aspiración” significan absolutamente joder-también y debe decirte mucho sobre las habilidades de tu consultor para guiar a tu marca. Y si alguien de su empresa de consultoría incluso empieza a pronunciar las palabras temidas ‘integridad’ o ‘socio de confianza’ levántate y corre hacia la salida más cercana.

Si incluso dicen las palabras mágicas “piíramide de necesidades de Maslow”, lanza algo pesado sobre ellos y pídeles que se larguen. Lo mismo, si tienen una imagen de una vaca siendo marcada en sus diapositivas o una cita sobre reputaciones que tardan décadas en construir, sabes lo que tienes que hacer.

maslow

Si su firma de consultoría tiene una marca asociada a su metodología de marca especial o tienen un enfoque que se llama después de un acrónimo que deletrea algo sexy como “RESULTZ” o “PERFORM” inmediatamente debes levantarte y escribir WANK en la pizarra más cercana y salir de la sala de reunión de manera sigilosa.

Un fallo aparte pero igualmente indicativo es citar incesantemente a Apple ya Steve Jobs a todos y cada uno de los clientes como un modelo de excelencia e instrucción para la construcción de marcas. Si te encuentras sentado en un sermón de noventa minutos sobre el poder de marca de Apple y su relevancia para tu negocio de baños portatiles puede ser el momento de presionar el botón de escape.

No es una lista mágica, pero, en mi experiencia y la de mi compañero de marketing un poco deprimido, podría ahorrarle una suma de seis cifras y un informe que literalmente no vale la pena el papel en el que está escrito.

 

Visto en: https://www.marketingweek.com

 

 

 

 

107 Total Vistas 1 Visto Hoy

About Pepe Flores